Creación de la hoja de trabajo

Consideraremos la creación de la hoja de trabajo como la primera de las etapas que conformarían el proceso de 'Análisis de muestras'. En esta etapa, el responsable del laboratorio realiza la programación de las técnicas analíticas en función de las solicitudes de análisis registradas. Durante la creación de la hoja de trabajo se asignarán los análisis a técnicos y analistas. Además, se estableceran los criterios de QC, indicando qué muestras control, blancos, de referencia y duplicados deberán analizarse conjuntamente con las muestras recepcionadas.

Programación de los análisis

Una vez seleccionada y revisada la solicitud, el analista hace las correcciones necesarias en el LIMS en relación a las tareas analíticas asociadas y el orden en que serán acometidas (planificación). Hecho esto, asigna el responsable de esta análisis, que suele ser la misma persona que realiza la tarea o el responsable del laboratorio. Este responsable será el encargado de la etapa de validación de resultados y su nombre figurará en el informe de resultados final.

La hoja de trabajo

A continuación, se imprime la hoja de trabajo, donde figuran todos los datos necesarios para la consecución de las analíticas asociadas a un lote de análisis (solicitud de análisis). La hoja de análisis es una representación en papel que permite tomar notas sin necesidad de tener una estación de trabajo justo donde se realiza la técnica analítica. Cada hoja de análisis tiene visible el número de lote asociado (código identificativo de la solicitud de análisis), la lista de muestras del lote, los parámetros asociados a las técnicas analíticas que deben realizarse y información adicional (responsable de la analítica, fecha de recepción, código de barras, etc.).

Es importante mencionar que la definición, formato e implementación de estas hojas de análisis suelen ser distintas según el tipo de análisis. Así, una hoja de análisis de recuento de bacterias es completamente diferente a una para el análisis de determinación de vapores orgánicos. Aunque las hojas de análisis no son estrictamente necesarias (en realidad, solo con el uso del LIMS ya debería ser suficiente), a la práctica suelen ser muy bien recibidas por los técnicos y analistas de laboratorio. También es importante destacar que será frecuente que para una única solicitud de análisis sea necesario realizar múltiples técnicas analíticas. En ese caso, el orden de las técnicas puede ser un factor que debe ser considerado en la programación de la analítica.

Fruto de las acciones mencionadas, la solicitud de análisis pasa a estado 'en curso'. En algunos casos, en lugar de estado 'en curso' se utiliza el estado 'pendiente', refiriéndose a que las técnicas analíticas asociadas aún se encuentran pendientes de finalizar.

Aspectos clave

En la etapa de creación de hojas de análisis se tendrán en cuenta los puntos siguientes:

  • Revisión de las muestras y la solicitud de análisis por parte del analista/responsable
  • Programación del análisis
  • Muestras QC (patrones, blancos, duplicados)
  • Impresión de las hojas de análisis